martes, 12 de mayo de 2015

TRANSVULCANIA 2015

Buenos números para la TRANSVULCANIA. Unos 1500 corredores tomaron la salida de la Ultra Trail, a los que hay que sumar otros cerca de 900 que lo harían entre las pruebas de 26 km y la de 42 y entorno a las 50 nacionalidades que publicita la organización. Aunque lo primero que me llama a mi la atención es el gran número de participantes que no acudieron a la cita, puesto que rondan los 400 en la prueba reina.
A las 6 de la mañana la espectacular y larga fila de corredores comenzaba a iluminar los senderos de la GR131 en dirección a Los Canarios, para disfrutar de esos 73 km y algo más de 4000 metros de desnivel positivo a través de la Ruta de los Volcanes y rodeando toda la caldera de Taburiente en un largo ascenso a través de varios picos y continuos repechos que culminan en el Roque de los Muchachos a 2426  m después de 50 km para acometer el largisimo descenso de 17 km hasta la misma plaza del Puerto de Tazacorte, para finalizar pocos km más arriba en la larga línea de meta instalada en los Llanos de Aridane, donde miles de espectadores esperan a los corredores en un ambiente que pone los pelos de punta.
Un recorrido muchísimo más duro de lo que pueden indicar los frios números de la prueba y es que el calor, la humedad, el tipo de terreno volcánico y muy seco, el larguísimo ascenso rompepiernas o esos más de 2400 metros negativos en 17 km hacen que la prueba se convierta para muchos corredores en una experiencia casi inhumana y tremendamente épica.
Y como siempre en la línea de salida una gran cantidad de nombres de calidad contrastada en busca de pódium, aunque para esta edición un favorito claro: Luis Alberto Hernando, que llegaba a la carrera con mucha hambre, muy motivado y en un gran momento de forma. En el plano femenino sí que se echó en falta algún nombre más relevante puesto que ya de inicio y ante la baja por lesión de  Anna Frost, todas las apuestas eran para Emelie Forberg, que no tuvo ningún problema en aceptar ese protagonismo, dominando la carrera desde el mismo inicio para ir ganando minutos a lo largo de los kilómetros, siempre con esa maravillosa sonrisa en su rostro y presentarse en meta en 8:33, media hora por delante de una impresionante Anna Comet, una corredora con ya muchos años de experiencia, aunque para algunos medios parezca una chica que solo esquié, pero que tiene ya un gran historial detrás suyo. No venía muy convencida de sus fuerzas Emelie que se decidió a última hora a competir, saliendo directamente de su temporada invernal y que marcó un registro algo modesto en comparación con los dos años anteriores, ya que ella misma había marcado 8:13 tras una lucha épica con Nuria Picas en el 2013 y Anna Frost, también con una rival que le puso las cosas muy difíciles en el 2014 (Maite Maiora) paró el crono en 8:10.
En hombres y este año a falta del gran animador de los dos años anteriores, Sage Canady, serían el también estadounidense Zach  Miller y el australiano Vlad Ixel, los encargados de comenzar la fiesta y pasar con un par de minutos de ventaja sobre el grueso de los favoritos por las Deseadas en el km 16. En el Pilar, un punto ya importante, las diferencias se habían reducido y a escasos segundos ya llegaron Dimitris Theodorakakos, Luis Alberto Hernando, Dakota Jones y Blake Hose entre otros. Al Reventón en el km 30, seguiría la carrera sin definir y serian varios los corredores que pasarían prácticamente juntos. A partir de allí la travesia hasta el Roque de los Muchachos se hace muy, muy larga y ya en el ascenso al pico de las Nieves Luis A. comenzaría a comerle metros al estadounidense, para llegar al pico de la Cruz con algo más de un minuto de margen. Bonito avituallamiento, con un Luis parando algunos segundos, mientras que el joven norteamericano pasaba con un poseso pidiendo agua y saliendo disparado detrás del corredor de Adidas. Tercero ya a más de 13’ pasaría un Dakota Jones al que se veía muy castigado, mientras que pocos minutos después llegaba un eufórico Dani Garcia que mostraba unas sensaciones muy buenas. Solo había 4 km hasta el Roque de los Muchachos, pero en ese corto tramo un Luis Alberto especialmente fuerte y motivado y coronaria el Pico ya  con 4’ sobre Zach, mientras que Dani García ya sería tercero 19’ detrás de Luis. Dakota por su parte pasaría 25’ después.
En el largo descenso seguiría la exhibición de un sensacional Luis A. Hernando al que las referencias que le iban dando iban renovando las fuerzas.  En la Torre del Time (km 62), su ventaja respecto al segundo (todavía Zach) seria ya de 19’, mientras que Dani García seguía con su sensacional carrera y fichaba allí a poco más de 3’ del americano, que debió sufrir lo indecible hasta el Puerto de Tazacorte donde pasaría ya 10’ después de que lo hubiera hecho el andaluz, mientras que Luis Alberto seguía con su carrera y ya con las referencias de un posible record de la prueba, no lo valoró hasta las mismas calles de los Llanos de Aridane donde apretó de lo lindo para dejar esta nueva estratosférica marca de 6:52:39, prácticamente media hora menos que Dani García que realizó una carrera de menos a más que solo podemos calificar como impresionante e impecable, mientras la marca de Luis Alberto es ya sin duda record absoluto de la Transvulcania, puesto que aunque el pasado año,  ya le habían otorgado el record con 6:55:41, la marca de Kilian del 2013 era de 6:54:09, aunque la gran diferencia de esos dos tiempos era el cambio de recorrido tras el Puerto de Tazacorte que hasta el 2013 se iba por la carretera mientras que desde el pasado año pasa por el sinuoso barranco de las Angustias.
La Transvulcania 2015, una prueba a la que le podemos echar muchos, muchos elogios, un recorrido tremandamente espectacular, bellísimo, muy diferente a cualquier prueba de la península, unos avituallamientos de auténtico lujo, con montones de productos, mucho líquido, mucho hielo, calderos enormes de agua y mangueras para refrescar a todos los corredores, con un dispositivo de seguridad de más de 200 personas que hacen una labor impagable, y con unos voluntarios que merecen una nota aparte. Montones de voluntarios en cada avituallamiento que se desviven en ayudar al corredor, a todos. Simpatia, ayuda, ánimos, no falta nada. Y el público sensacional, con muchisima gente que aparece en cualquier punto ofreciendo agua, cerveza, una manguera y siempre, siempre muchos ánimos. ¡Grandes, enormes los Palmeros en este aspecto!
Pero lo que es totalmente imperdonable, lo que no puede ser a estas alturas de la historia y más en una prueba de semejante dureza es el tremendo fallo o error de la organización en ese tramo ya maldito para muchos. Quitar el avituallamiento del Pico de las Nieves para dar más categoría a la prueba, en una de las zonas más calurosas, realmente no parece muy acertado, aunque eso no es lo grave, puesto que si esta bien explicado en el reglamento el fallo no existe, pero decir que son 12 km cuando casi todos los GPS de los corredores marcaron entre 17 y 18 km eso si es muy grave. 4 o 5 km de más en esa zona, con esas temperaturas, con las fuerzas muy justas hizo que se vivieran escenas muy duras y que muchos corredores tuvieran que abandonar  en ese tramo, así como varios corredores que dieron trabajo extra a los helicopteros. En el Pico La Cruz había un cartel puesto por la organización en el que se leia, "proximo avituallamiento Roque de los Muchachos, 7 km". Cartel colocado a escasos metros de un par de tablillas de señalización del GR donde marcaba "Roque de los Muchachos 4 km".  Increible.
Finalmente sería cerca de 1100 los corredores que llegarían a la meta, y sobre los 400 retirados, sobre un 27 % de retirados son muchos para una prueba con estos números.
Y también tengo que escribir y esto si que me pena mucho, porque esto es culpa de los corredores, que en 10 años de carreras jamás había visto un recorrido tan sucio como este de la Transvulcania. Botellines de Powerade sembraban el camino, así como geles y emboltorios a docenas. Mal, muy mal.
Por lo demás la Transvulcania es grande, muy grande y lo seguirá siendo. Parece que la organización ha tomado buena nota de este fallo en cuanto a la información y seguro que el próximo año esto no sucederá, aunque también hay que recordar que le costo varios años rectificar la distancia correcta de la prueba, cuando durante varios años publicitaba 83 km siendo que no llega a los 74.

1 - Luis AlbertoHernando....................  6:52:39 (Record)
2 - Dani Garcia......................................  7:21:28
3 - Blake Hose.......................................  7:25:23
1 - EmelieForsberg...............................   8:32:59
2 - AnnaComet.....................................   9:02:57
3 - Myriam M. Guillot............................  9:15:06


FOTOS  

MAS FOTOS

7 comentarios:

Steven Basu dijo...

Lo de la basura dejado por los corredores me sacaba de quisio...como iba dentro los ultimos la cantidad de basura que pase era tremenda...como dices, mal muy mal corredores!!!!

Alma dijo...

Gran reseña Ramón!!! Muy acertada, como siempre.

Y totalmente cierto lo de la basura. Nosotros fuimos recogiendo algunos envases de geles pero ya ni nos cabían en las mochilas! La gente es MUY descuidada!!! Debería darles vergüenza :(

Muchos besos y esperamos verte pronto!

Monrasin dijo...

Muchas gracias por los comentarios.
Alma....¡¡¡Que dura eres!!!

Zorriyo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Zorriyo dijo...

Enhorabuena por lo q haces Ramon!, los de la basura q se queden en casa. Y una mencion especial a Sergio Gimeno q es un makinon!!!, Saludos a todo ese equipazo q formais

Anónimo dijo...

Muy buena cronica de la carrera.Fui con un compañero y los dos comentamos tambien la cantidad de basura de geles que habia en el recorrido. Esto si que es imperdonable.

Javier Lorente dijo...

Espectacular la carrera (muy dura por muchos motivos) y la gente de La Palma que lo da todo por los corredores. Cierto lo de la basura por el monte... ¡una pena! Otra cosa que me llamó la atención fue el montón de gente corriendo con cascos de música. Me parece perfecto q cada uno corra como quiera pero en ocasiones costaba adelantar a la gente por este motivo ya que no te escuchaban al pedir paso. Gracias por la crónica Ramón!