lunes, 20 de abril de 2020

LAS REFLEXIONES DE XEVI GUINOVART

Mucho me ha gustado este articulo publicado en TURESKI hace escasamente una semana. Reflexiones, estamos en momentos de reflexión, hechas por Xevi Guinovart, un pionero de este deporte y un verdadero referente. Una voz, ahora que hay tantas, de lo más autorizado. Y unas reflexiones con las que yo comulgo prácticamente al 100 x 100.
Xevi Guinovart, corredor de montaña desde los años 90, integrante de una histórica selección Catalana que a principios de siglo consiguió varios títulos mundiales. Fue también seleccionador del equipo catalán y ha sido Director Técnico de The Trail Zone así como diseñador de circuitos de Trail. Organizador de la Trail Vall de Ribes y colaborador de la Hivernal Campdevanol

LA ANTIEVOLUCIÓN DEL TRAILRUNNING: LUCES Y SOMBRAS.
¿El trailrunning está condenado a morir de éxito?. No todo pueden ser peras en dulce, y está bien ser un poco críticos en este circo del postureo del trailrunning. Carreras y corredores, corredores y carreras. Cada fin de semana podemos escoger entre diferentes eventos repartidos por todo el territorio. En muchos casos están organizados por entidades locales, agrupaciones excursionistas, grupos de amigos, etc., y en otros casos están diseñados y coordinados por empresas. Pero vamos a empezar por el principio y centrarnos en las primeras.
El trailrunning es un deporte joven. Su inicio lo encontramos en los Alpes italianos, skyrunning puro y duro, o en el continente americano, dónde desde mediados del siglo pasado se disputaban, y se siguen disputando, diferentes carreras de. En nuestro país, tal y como lo conocemos actualmente, se empezó a forjar con el cambio de siglo. No obstante, en los años 90 ya teníamos algunas carreras pioneras en esto de correr por la montaña. Por ejemplo, la recordada Maratón del Aneto y alguna que otra que estaba avanzada a su tiempo. En todos estos años, más de dos décadas, nuestro deporte y nuestros deportistas, han cambiado mucho.
En ese cambio de década, los que correteábamos por el monte, muchas veces éramos criticados por los puristas del montañismo. Los académicos de la montaña, especie que abundaba en aquella época por las laderas de las nuestras cordilleras, se creían dueños y señores de aquellos dominios que únicamente pertenecen a la Diosa Naturaleza. Dada la escasez de carreras sabíamos nuestro calendario de competiciones prácticamente antes de hacerse público. Pero eso sí, allí estábamos todos, no perdonábamos una. Ni tampoco exigíamos demasiado, más allá de una ducha (muchas veces ni eso) y pasar un buen rato entre compañeros y rivales.
Eran otros tiempos, eran tiempos dónde todos sabíamos nuestro lugar. La salida y llegada se basaba en una simple pancarta entre dos árboles, las fotos, con mucha suerte y únicamente las carreras que querían dar un salto y diferenciarse, las podías encontrar en la web de la organización en un periodo no nunca inferior a 10 días. Por no hablar de las clasificaciones, nunca definitivas hasta las 48h posteriores a la carrera, o las inscripciones, en la mayoría de casos debían realizarse por transferencia y correo … ¡postal!. Parece imposible que estemos hablando de hace poco más de 15 años, ¿verdad?
Y el tema material, ni entramos a valorarlo, merecería un artículo completo a parte. Así era nuestro deporte, sin selfis, sin postureo. Éramos pocos, raros, pero con un amor incondicional por el deporte, por el aire libre, por las montañas, sin aspavientos, sin querer presumir de nada, humildad en estado puro. De ahí, en esos tiempos, se fraguaron grandes amistades que aún hoy día perduran, y perdurarán.

Corremontes por pura diversión

La sociedad ha evolucionado, y con ella el deporte en general y el nuestro en particular. Se ha mejorado mucho, facilitando la gestión de inscripciones, los sistemas de crono, las fotografías o vídeos. A nivel de material técnico la transformación para disfrutar de nuestro deporte ha sido brutal. Desde el calzado a la nutrición, pasando por el entrenamiento y los complementos. Y todo esto es bueno, claro que sí. No nos engañemos, si las empresas del sector, por ejemplo, calzado y textil, apuestan por sacar nuevos modelos y por seguir mejorando el producto final con su departamento de I+D, es porque cada vez hay un número mayor de practicantes y de consumidores. La línea básica más normal con la que trabaja cualquier empresa, sea del sector que sea.
La incongruencia llega cuando estos mismos deportistas, usuarios y beneficiarios de esta evolución general, participantes en grandes eventos, que en la mayoría de casos son parte importante de la economía y subsistencia de las zonas rurales, corredores que les gusta sentirse campeones por un día, son los mismos que alzan la voz a los cuatro vientos reclamando el “romanticismo” del trailrunning, que hay demasiada gente corriendo por los montes o demasiados inscritos en las carreras, e incluso denunciando que alguien, sea una entidad, un guía de montaña que hace del deporte su profesión (muy infravalorados en un país dónde nacemos con una extrema sabiduría general), sea una empresa o simplemente sea una zona rural que ha apostado por el deporte outdoor como modus vivendi, consiga un beneficio de los eventos de trailrunning.

Trailrunning y carreras de montaña populares

Si se reclama ese ansiado retorno al pasado. A la libertad de las montañas, a los eventos populares y que todo se realice de manera altruista por los organizadores. ¿Por qué los mismos corredores exigen cada vez más, obligando a la profesionalización de las carreras de montaña? ¿Alguno disputaría una carrera sin fotos, sin vídeos, con un Excel como cronometraje, con agua en los avituallamientos y un simple bocadillo al final? Y un largo etc. de extras a los que el organizador se ve obligado disponer para tener contento al participante. Y a la postre para que éste, sin pararse a pensar ni un solo segundo en todo lo que conlleva la coordinación de un evento, se ponga a despotricar y faltar al respeto a voluntarios y organizadores por las redes sociales si algún aspecto organizativo no es de su pleno agrado.
La falta de empatía con los organizadores, en la mayoría de casos totalmente voluntaria durante meses, para el regocijo y diversión final de los corremontes, va a llevar, y de hecho ya lo ha hecho con algunas, a la desaparición de las carreras por el cansancio de los organizadores al tener que soportar según que actitudes. Porque señores y señoras corredores, no todo vale, por mucho que sea voluntario, valoremos un poco más todo el trabajo que hay detrás.
¿Deberíamos, los que llevamos en esto de corretear por las montañas desde finales del siglo pasado, menospreciar y perseguir a los que descubren ahora este deporte? No, claro que no, al contrario, debemos ayudarlos a entender su filosofía y respeto hacia la naturaleza, por mucho que siga su lógica evolución. No es demasiado normal que estos “nuevos enamorados” de la montaña exijan unas organizaciones perfectas y totalmente voluntarias, sin cortarse un pelo a la hora de gritar y en algunos casos llegar a faltar el respeto a los voluntarios que se levantan a las 6 de la mañana para hacer disfrutar a los participantes.
Falta mucha educación en esta sociedad, y lo mismo pasa en nuestro deporte. O mucho cambia, o el incívico comportamiento de unos pocos acabará quemando a los organizadores, y por consecuente haciendo desaparecer muchas carreras. Quizá entonces estarán contentos y recuperarán su anhelado espíritu romántico. O quizá entonces estos mismos se quejarán de no tener carreras dónde calmar su ego personal y sentirse campeones por un día. Porque, al fin y al cabo, su vida se reduce a la crítica fácil, y eso ya les hace pavonearse y sentirse dioses de su pequeño reino (léase redes sociales).
El aquí aprendiz de escribiente empezó con el deporte al aire libre a muy corta edad, y ya desde finales de los 90 correteaba por el monte. Quizá por eso, junto con el hecho de haber sido corredor internacional, seleccionador, preparador, voluntario y organizador, le entristece ver la evolución social (no la deportiva) que nuestro amado deporte está teniendo en los últimos años.
Seguiremos soñando y creyendo que la antievolución se puede frenar. Reflexionemos un momento, por favor.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Amén

Rabato dijo...

Eres una persona heroica!
Un ejemplo a seguir!
Buena salud para ti.
Descuentos en el sitio web sitio web de rabato