martes, 25 de septiembre de 2012

TOR DES GEANTS

 Me he preguntado muchas veces como empezar esta crónica y la verdad que no se por donde, pero si que os puedo decir que ha sido una experiencia inolvidable e irrepetible!!!

Todo empieza el día 8 de septiembre cuando 2 chicos de pueblo, un servidor, Marc Fernandez de Salou y del Club Virginia Bay Team y Tomás Zapata de Lérida, salimos del aeropuerto de Barcelona dirección Ginebra y después de coger dos autobuses más llegamos al punto de salida de la carrera Courmayeur (Itália).

La verdad que los nervios y ansiedad se notan a primera vista, ya tenemos ganas de encontrarnos a pie de salida para empezar a quitarte todos aquellos líquidos que según dicen tienes al empezar una gran competición!

Dia 9 de septiembre de 2012

Nos levantamos pronto para poder digerir bien el desayuno. A las 10 de la mañana es la salida y cuanto más se aproxima la hora “D” más nervios se nota en el ambiente. Es un cúmulo de circunstancias y hechos que ponen a todos en una nube, no sabiendo aún lo que nos espera durante estos días!!!

Nos esperaba por delante 332 km y más de 24000 mts positivos, con 6 bases vida y 43 puntos de avituallamiento durante la carrera, ahí es nada, y eso en menos de 150 horas!!!

Por fin se da la salida, a 26º de temperatura y después de ponernos la canción de esta carrera y hacer la cuenta atrás, salimos en medio de un bullicio de gente que se aglutina en las calles de Courmayeur, es impresionante las personas que hay por metro cuadrado, no caben en lo ancho de la calle y muchas sacan el brazo para darte la mano y desearte la suerte que vas a necesitar para poder acabar!

Según explica la gente que ya la ha hecho, las primeras subidas son de mucha exigencia y de mucho desnivel…Partimos de Courmayeur (1224 mts) y subimos al Col d’Arp (2571 mts), mas de 1300 mts positivos solo para empezar, subidón!!!

Las piernas están frescas y la gente tira como si fuera la última montaña, creo que aún no se daban cuenta de lo que nos esperaba.

Empezamos a subir el Col d’Arp y uno ya se hace a la idea de lo que es esta carrera, una impresionante subida que nos deja a todos sin respiración, más de 1300 mts desnivel positivo, la primera rampa hasta llegar al collado donde nos espera una bajada imponente haciendo zigzag, hasta el primer punto de avituallamiento - Youlaz, solo han pasado 8 km y ya podemos decir esto se hará muy duro!!!

De aquí hasta la población de Thuile, sin descanso y con ganas de ir avanzando, continuo la marcha a ritmo lento pero sin pausa, intentando trotar sin perder mucho tiempo en los cambios y que las piernas no noten el cambio de terreno, por lo menos así es como me va bien a mí, sin parar demasiado e ir trotando para que no se enfríen demasiado las piernas. Por ahora voy bien y a buen ritmo, estoy entre los 200 primeros.

Después de una bajada inacabable llegamos por fin a la población de Thuile – km 17, allí como un plátano y queso parmesano, mientras me quito las zapatillas para sacarme la tierra que se ha metido entre el tejido, esto siempre va bien, siempre has de ir sin ninguna molestia en los pies, de esta forma conservaras los pies limpios y sin ninguna rozadura!!!

Otra vez me pongo en marcha, cojo un grupo de 4 personas para subir y de esta forma no se me haga muy pesado el ascenso, tenemos por delante una subida de 1400 mts desnivel positivo hasta llegar al Passo Alto de 2857 mts.

Vamos subiendo a ritmo vivo, va tirando un francés que por lo visto tendría que estar por delante y se le ha escapado el tren como diríamos, el que no sabe que aún tiene mucho tiempo para poder recuperar y que esto solo ha hecho que empezar, uffff, no para y nos cogemos otro grupo que va por delante nuestro…llegamos al Refugio de Deffeyes a 2100 mts en menos de lo previsto, recuperamos un poco y volvemos a marcheta como si tratase de una media maratón de montaña!!!

Por lo visto a los cuatro que vamos en el grupo nos va bien, porque nadie se queja…yo voy detrás haciendo la goma, pero sin perder tiempo! A veces hemos de ver si el ritmo que llevamos nos va bien o no, y por lo visto somos tan masoquistas que aunque vayamos muy fuertes y lo podamos pagar más adelante seguimos y seguimos!!!

Por fin hemos llegado al segundo paso por alto, Passo Alto a 2857 mts, allí los que iban delante mío, se paran y se ponen a un lado, en ese momento, pienso que buenas personas me dejan lo peor la bajada…pero no es así, están fundidos y se quedan a mirar el paisaje!

Yo sin descansar lo mínimo, me tiro tumba abajo, hasta llegar a un llano que se encuentra a 2000 mts, punto avituallamiento Biv. Promoud, respiro y como, para recuperar todo lo que he perdido en la anterior ascensión. Con poco tiempo a digerirlo todo, empieza otra subida de 830 mts positivos, hasta el Col de Crosatie de 2829 mts.

Esta subida es más dura que las dos anteriores, es desnivel se encuentra en la parte final de la ascensión y con rampas del 30 %...con paso lento pero sin pausa llego a la cima cogiendo a otro grupo de personas.

Una vez en la cumbre 2829 mts, me paro a observar la inmensidad de las montañas que nos rodean, creo que será de las pocas veces que me pare para poder disfrutar de esta belleza que se llama Valle d’Aosta.

Como ha pasado anteriormente, una vez arriba toca bajar, y vaya bajadita, 1300 mts desnivel negativo hasta llegar a Planaval (cota 1500 mts) y km 43 de competición.

Llegamos al municipio de Planaval, de allí a la primera Base de vida tenemos 5 km de llano con una leve subida de unos 200 mts desnivel positivo, hasta llegar a Valgrisenche (1662 mts y 48,6 km).

Población ruidosa y con mucho ambiente, quizás por ser la primera Base de vida y porque la gente aún esta entera lo vive de una forma especial…yo estoy que no me lo creo, me aplauden, me corean, me animan…bueno algo indescriptible, no me puedo imaginar que puede pasar si llego al final!!!

Allí me ducho, como un buen plato de pasta, bebo lo necesario y me cambio los calcetines…después de descansar y hablar con algunos competidores, me pongo la mochila y continuar se ha dicho.

El próximo tramo de Valgrisenche a Cogne (segunda Base de Vida), según dicen parte dura y técnica…con mucho frio.

Según salimos empezamos una subida suave, esta nos conduce al Refugio de Epée a unos 2300 mts de altura, sin darnos cuenta hemos subido de Valgrisenche más de 600 mts desnivel positivo y eso que la subida era suave, 6 km de tranquilidad.

Una vez allí salimos hacía la conocidísima Col de la Fenetre a 2854 mts, un paso magnifico y con una vistas impresionantes. Ahora tenemos una bajadita de 1150 mts desnivel negativo hasta llegar al refugio Rhemes-Notre-Dame a 1700 mts. Es aquí donde sufro una caída!!!

En este momento, mi cabeza empieza a darle mil vueltas a todo, primero el daño y luego la valoración de lo demás…por lo que se ve, a primera vista, tengo unos rasguños en el codo, piernas y manos, un poco dolorido el costado, vaya parece ser que no mucho, y menos de lo que en un primer momento me temía… pero ya se sabe hasta que no has rodado y lo dejas enfriar, no sabes si tendrás alguna cosa más o no!!!

Después de llegar al avituallamiento del Refugio Rhemes-Notre-Dame, decido comer un poco y estirarme en una cama para poder descansar las piernas magulladas…creo que es un acierto, aunque aún es pronto, creo que necesario por las condiciones en las que voy!!!

Según la organización los refugios solo se pueden utilizar para descansar un máximo de 2 horas…y así como lo hacen saber en este, me dicen como máx 2 horas, yo afirmando digo no hay problema…que remedio, solo quiero estirarme y que las magulladuras se recuperen un poco!

Una enfermera que se encontraba en este Refugio al verme me dice si necesito alguna atención, yo asiento con la cabeza y digo, bueno, si tienes algún calmante para el dolor…me estiro en la cama y me da un ibuprofeno disuelto en agua, y también me da un masaje en la pierna mas dañada y me cura las heridas…joderrrr pienso yo, estoy en el cielo!!! Pronto vuelvo a la tierra, en cuanto me despiertan y me dicen, ha pasado una 1 hora y media, has de continuar...

Ya estoy en el km 64,5 de competición y me ha pasado de todo…y pienso, si aún me quedan más de 260 km…es en ese momento en que pido a mi cuerpo calma y tranquilidad que aún queda lo peor!!!

Después de acabar una bajada por una pista ancha, hemos de volver a subir, y ahora sí que toca una piedra de toque, el Colle d’Entrelor de 3000 mts, que según dicen, la subida más fuerte, no por la altura sino por el desnivel…esta subida me coge de noche, creo que mejor, así no me daré cuenta de lo que me espera!

A veces hay que pensar, si yo lo estoy pasando mal los demás supongo que también, vayamos tranquilos y haciendo los descansos necesarios, y así lo lleve a cabo…con mucha calma y tranquilidad, nunca se acababa y con unos 300 mts finales espectaculares, un % del 45 y con una rampa final jodida como la que más!!!

Finalmente, corono el Colle d’Entrelor de 3007 mts de altitud, sin descanso apenas me lanzo junto a otra persona por una zigzag de piedras y entre un valle hasta llegar a Eaux Rousses (1654 mts), que maravilla de paisaje, lástima que estemos corriendo (bueno trotando), y pasemos de largo, pero eso es para pararse y admirar las vistas tan increíbles que hay en todo el recorrido!!!

Una vez llegamos abajo, descansamos y comemos alguna cosa caliente, ahora falta remontar de nuevo hasta el pico más alto 3229 mts, el Col Loson.

Este tramo se hace pesado, es muy largo y con mucho desnivel, aparte el último tramo es piedra y camino de cabra…eso sí, siempre muy bien señalizado!

Cuando llego a la cima me doy cuenta que llevo unos 85 km y llevo más de 8000 mts desnivel positivo y otros de desnivel negativo…en esos momentos pienso en lo duro que será llegar vivo y sin ninguna secuela en las piernas!!!

Los entendidos y profesionales te cuentan que carreras de este tipo te marcan de por vida…eso no se si me pasara a mí, pero lo que si que sé, es que lo pase tan mal hasta llegar a este punto que una parte de mí decía porque no lo dejas y te vuelves a casa con tu familia!!!

Por fin llegado a este punto, respire, reflexione y me dije a mi mismo, pon las patas a andar y hazlo por tu mujer y tu hijo que te estarán viendo…”ostia” si lo hice, cogí y en vez de tomármelo tranquilo, baje trotando hasta llegar al Refugio de Vittorio Sella (2500 mts), digno de mención, nos tenían preparado un buffet, tortillas, galletas caseras, carne…ufff, impresionante, momento que aproveche para estirar las piernas, disfrutar de la montaña Gran Paradiso y comer como un Señor!!!

Después de cargar pilas, otra bajadita de 1000 mts desnivel negativo…entre en un bosque, lleno de ramas secas y sendero corrible llegamos a la Cogne (segunda Base de vida a 1531 mts de altura, km 102 de carrera).

Habíamos pasado la barrera de los 100 km, solo quedaban 230 km…!!!l Si no recuerdo mal, por aquí pase al mediodía del Lunes después de las 15 horas de la tarde, 30 horas mas o menos de competición.

Llevaba un buen ritmo y había cogido a gente que iba por delante, creo que iba demasiado rápido, pero me encontraba bien, la caída quedaba en un segundo plano y ya no me dolía nada, o eso parecía!!!

Me cambie los calcetines después de pasar por la ducha, comí un plato de pasta caliente y a por otra Base de vida, la siguiente era Donnas km 149 de competición.

Antes de llegar a Donnas, se tenía que pasar por el Col de la Fenetre di Champorcher a 2827 mts de altitud. Otra cima montañosa con mucha tela que cortar, que larga se hizo, hasta llegar a la cima mas de 14 km de distancia. Una subida prolongada, aunque suave pero intensa en la parte final, vaya como todas…como dicen los italianos “volte y volte”, y así hasta llegar al Refugio de Sogno a 2534 mts i mas de 1000 mts desnivel positivo desde Cogne.

Desde el Refugio hasta la cima de la Fenetre di Champorcher 3 km, con un % del 30 y con un final espectacular viendo el valle d’Aosta es su plenitud!!!

Por fin, como si se tratará de una puerta, llegando al final de la escalera, el último esfuerzo hasta llegar a la cima…ufff, que descanso pensé y ahora a bajar hasta Donnas!

Antes se pasó por el Refugio de Dondena i Chardonney un pequeño municipio del Valle d’Aosta, como en todos los que pasamos, dar las gracias por la simpatía de la gente al pasar por sus calles, todos animándote y dándote ese apoyo que en muchas ocasiones necesitas!

Sin darnos cuenta habíamos pasado del Col de la Fenetre de 2827 mts de altitud a 330 metros de Donnas, para que después no digamos que las piernas no aguantan, más de 2500 mts de desnivel negativo en menos de 25 kms!!!

Donnas tercera Base de vida km 148 y bajando de los 200 km para llegar a Courmayeur. Municipio con muchos encantos, principalmente por su puente famoso, Pont-St.Martin. La verdad que fue una pena no verlo de día, pero hay tantas cosas que te pierdes cuando andas de noche…

En Donnas, descanse unas 3 horas, lo mínimo para estirar las piernas y para afrontar otra noche de frio. Comí bien y otra carga de pilas para continuar avanzando.

Solo salir del avituallamiento de Donnas, una pronunciada subida de asfalto hasta lo alto de una colina, a 300 mts, luego coger unas escaleras que conducían a otra parte de Donnas, desde allí, otra subida mucho más prolongada y con unas rampas más fuertes que hacían mucha pupa a los pocos músculos que quedaban con vida!!!

Ahora tocaba pasar por el famoso puente St-Martin, donde esperaban un grupo de personas para darte algo de aprovisionamiento para llegar al próximo avituallamiento…esto pasaba a las 2 de la mañana aproximadamente, con algo de frio en las piernas empezaba a llover un poco…ufff, lo que faltaba!!!

Una leve subida conducía al municipio de Perloz (660 mts), después de movernos por debajo de 1000 mts, tocaba subir y sufrir un poco ya que teníamos de llegar al Refugio de Coda a 2224 mts, mas de 1500 mts de desnivel positivo.

Antes de llegar al Refugio hice cumbre en el Col de Portola de 1966 mts y Col de Carisey de 2124 mts, puntos donde los tramos eran fáciles, pero con mucho desnivel en las piernas!!!

El Refugio de Coda representaba un descanso merecido, así como también, pasar por la mitad del recorrido, solo quedaban 160 km para llegar a Courmayeur…que gozada, llevaba más de 165 kms en las piernas y más de 16000 mts desnivel positivo!

A partir de aquí, me lo tome como si estuviera haciendo carreras individuales, primero la Ehunmilak de 165 km…sabia de la importancia que era que mi cabeza estuviera ocupada y encontrara algún aliciente para poder tenerme ocupado o distraído durante algún tiempo…era difícil, pero así lo conseguí!!!

Pasamos por un valle donde había un lago inmenso (Lago Vargno a 1700 mts de altitud), de allí al Col Marmontana de 2350 mts otra subida de aupa…sin descanso alguno, cogí el ritmo de 2 personas y como dicen singularmente en el mundo de la bici a chupar rueda…sin antes preguntar si les molestaba, al decir “non”, yo detrás!!!

Después de coronar la cima de la Marmontana, ligera bajada hasta llegar al Col de la Vecchia de 2184 mts…donde nos tomamos un respiro antes de lanzarme hasta la bajada que conducía al Refugio de Niel (1573 mts de altitud).

En este punto de competición todos ya estaban muy tocados, incluso diría más, en muchos tramos andábamos por inercia. Observabas a la gente en los controles y Bases de Vida y era un poema, y eso que aún no habíamos alcanzado los 200 kms!!!

La verdad que llegó a un punto en que perdí la noción del tiempo y del día en el que me encontraba…todo me parecía igual, los montes, las rocas, los ríos, los senderos, las valles!

De este refugio al siguiente control Base de Vida 14 km, punto 200 km de la competición Gressoney-Saint Jean (1330 mts de altura). Antes de llegar a la Base de vida, otra cima el Col Lasoney de 2360 mts, a 6 km pasado del refugio y con una subida con tramos muy duros e inacabables que conducían a un valle lleno de pinos altos, empezando así la bajada a Gressoney Saint-Jean.

Durante la bajada, note un pinchazo en la parte lateral de la pierna, uyyyy, dije entonces, me esta advirtiendo que voy demasiado rápido y que necesitó descansar…y así lo hice, pare en Gressoney a descansar y dormir un poco. Esta parte se hizo muy lenta, estaba lloviendo y hacía mucho frio, ya que toda la capa que llevabas te estaba calando en el interior! Tenía ganas de llegar para descansar estirarme y dormir un poco antes de tomar los últimos 130 km de competición!!!

Después de descansar un poco, cogí las pocas pilas que me quedaban y empecé a subir otra vez hacía el Refugio de Alpenzu a 7 km de Gressoney y con un desnivel positivo de más de 600 mts, no paraba la subida, sino continuaba, así que puse un poco más de agua en los bidones y a continuar…así hasta pasar por la cima del Col de Pinter de 2776 mts de altitud!

Según gente que había pasado por aquí me dijo que esta parte era corrible…bueno, no es cierto del todo, puedes dar a los pedales, pero siempre a un ritmo bueno sin pasarte y que luego hayas de lamentar!!!

Durante un tiempo pude trotar alegremente sin pasarme, cada vez quedaba menos y ya empezaba a soñar en carreras como son la Transgrancania y UTSM…carreras de 120 km!!!

Llegué al Refugio de Crest a 2000 mts, después de hacer un sendero limpio y sin mucha piedra, tramo corrible! De allí a Saint Jacques 6 km de bajada buena…hasta alcanzar los 1700 mts de altitud i los 222 km de competición a tan solo 110 km de llegar a Courmayeur. Haciendo este sendero de bajada se puede observar al Monte de Rosa, impresionante montaña que se levanta entre los tresmiles que hay a su lado!!!

Pronto pasaríamos por la barrera de los 100 km, punto importante de carrera y sicológico de cara a terminar esta dura prueba!!!

Al llegar a Saint Jacques, me cambie los calcetines, comí un poco para afrontar un tramo duro como era la subida al Col di Nannaz a 2772 mts de altitud.

Debo decir que aquí ya iba de los 50 primeros de esta carrera loca, donde no sabes nunca si vas bien o son los demás que van tocados...muchos de nosotros cuando llegábamos al refugio y nos decían vas el 40 o 45 o 50, no le dábamos mucha importancia, porque sabíamos que lo importante era finalizar!!!

De subida al Refugio de Grand Tournalin a 2500 mts, ya me empezaba a molestar la mochila, creo que llevaba demasiado peso y que no era la mas adecuada para hacer este tipo de prueba, aunque también he de decir, que me saco de muchos apuros durante todo el trayecto…sobre todo de las caídas y del frio!!!

Una vez pasado el Refugio, quedaban 300 mts para llegar a la cima del Col de Nannaz, una última subida con escalones de piedra que hacía más pesada la subida final a este Col.

Después de coronar, cogí un tramo de bajada con leve subida hasta el Paso des Fontaines a 2695 mts. y allí, otro sendero de bajada ancho y limpio hasta llegar a la población de Crétaz o Valtournenche (1500 mts), quinta Base de vida, y momento en que se pasaba la barrera de los 100 km!!!

Cada vez quedaba menos y ya se saboreaba la llegada junto a todas aquellas personas que creían en ti durante tanto tiempo!!! Allí una sorpresa, la gente estaba parada y me dijeron que la prueba estaba suspendida…uyyyy, que algo malo pasa, y como no, habían suspendido la prueba por motivos de seguridad, había una “fragma”, según los italianos, para nosotros un desprendimiento de piedras!

Pensaba que allí había terminado mi sueño…pero nos dijeron que intentaban buscar una alternativa o esperarían que se limpiara para pasar, y así fue, después de llegar a las 8 de la mañana, a las 9:30 horas se daba la salida de nuevo, yo en cambio, decidí descansar un poco más hasta las 11:30….que bien me sentó, comí, bebí…descanse las piernas y otra vez a la batalla, con lluvia fina cayendo de costado emprendí la marcha de nuevo y a subir otra vez, esta vez hasta 2293 mts…que subidón!!!

A mi entender, el peor trayecto desde el 5 al 6 campo de vida, eso sí las mejores vistas!!!

Desde Valtournenche (1526 mts) a el Refugio Barmasse (2200 mts de altitud), una subida dura por el medio de un bosque pasando por un embalse. Las trazas no estaban muy limpias ya que el bosque estaba sucio!

Llegando al Refugio, cogí a un grupo de personas, entre ellas a un español Miguel y otras 2 personas más, una francesa y un suizo…todo hacía presagiar que iba a unirme a ellos y seguir con ellos, pero no, ellos iban muy lentos y decidí adelantarlos y seguir mi marcheta, aunque no muy rápida sí constante!!!

Pase por el alto del Col de la Fenetre d’Ersaz de 2293 mts. De allí al Refugio un sube y baja constante hasta llegar al Refugio Barmasse.

Pasado el Refugio había una bajada por el medio de un valle y otra subida de espanto, solo 100 mts de desnivel positivo, pero que subidita…esta conducía a un valle espectacular, donde se veían solo montañas y lagos en medio de la nada!!! A lo lejos se podía visualizar un punto que nos daba a entender que era aquel el sitio por donde tendríamos que pasar para llegar al otro valle!!!

Después de descansar un poco, ponerme los pies en el rio, que bien!!! Me volví a poner en marcha hasta el siguiente punto de avituallamiento el Vareton, lugar donde nos esperaban dos personas que me sirvieron a cuerpo de rey…una sopa caliente y algo de queso, y a continuar…por entonces ya hacía mucho frio, estaba empezando a nevar y los dedos empezaban a decir muéveme por favor!!!

Empecé el camino hasta el siguiente punto de control, un Bivac pequeño pero acogedor, en su interior solo había sitio para 8 personas, pero nos metimos 15…en la calle hacía un frio del “carajo” y la gente intentaba protegerse de él quedándose mas tiempo en los refugios o casas que encontraba por el camino!

El Bivac se llamaba Reboulaz a 2738 mts de altitud y en medio de la nada. Llevábamos un rato de subir y bajar montañas sin llegar a un sendero limpio, solo pasábamos por tramos de piedras y zonas áridas sin apenas descanso y con las rodillas empezando a sufrir las consecuencias!!!

Llegamos al Refugio de Cuney a a 2650 mts, a 75 km de meta, ya podíamos pensar en Transvulcania…otra meta hecha que alcanzar!!! La verdad que todas estas situaciones se daban con la cabeza llena de sugerencias y pensando en que lo mas importante de todo era tener alguna cosa que te motivara!!!

Una vez aquí, ya no había vuelta atrás y solo quedaba pasar esta zona montañosa y emprender camino de Ollomont (última Base de vida). Después de rodear varias montañas con unas fantásticas vistas del valle por donde pasábamos, nos adentramos otra vez en una zona llena de subidas y bajadas, que aunque no eran muy largas, tenían un % muy duro.

Llegamos al Bivac de Clermont a 2700 mts de altitud, y ahora faltaba subir hasta la última cima de la jornada, el Col de Vessonaz (2788 mts), antes de emprender una bajada de 1000 mts de desnivel negativo hasta Closé (1463 mts). Aquí las bajadas y subidas ya se sumaban a pares, y por entonces había contabilizado más de 20 cimas…una auténtica barbaridad!!!

Una vez continué la marcha, me propuse hacer el Col de Vessonaz a ritmo tranquilo e intentar bajar a trote…lo conseguí 5 km, hasta que por motivos de luminosidad tuve que ir más lento, estaba cerca del municipio de Closé y no quería equivocarme con el ritmo para no desgastarme aún más!!!

Desde el Bivac de Clermont hasta Closé se me hizo muy largoooo…hasta el punto en que pensaba que Closé era la próxima Base de Vida. No fue así, pero decidí que no estaba para dar un paso mas,…necesitaba descansar las piernas después de la dureza que había supuesto pasar durante muchos kms por encima de 2000 mts de altitud!!!

Aquí cambió el signo de la competición, me encontré con un viejo amigo, Ángel Moreno, que ya habíamos coincidido en el primer tramo de la prueba.

Lo vi tapado, con frio y sin poder comer nada, joder pensé, se le veía muy apurado, y de repente se levanto y me dijo Marc eres tú???…solo preguntarlo, me dijo que no podía comer nada desde hacía dos días y que solo podía tomar sopas…solo imaginarme pasar esta prueba sin nada sólido…bueno no me lo imagino, creo que yo ya hubiese abandonado!!!

Me dijo que si salía que le esperara, que iríamos juntos, que solo necesitaba descansar e intentar comer alguna cosa, yo aún con todo el cansancio encima, le dije que tranquilo, que me iba a echar un poco, al menos una hora y media, para estirar los pies, que tomaría algo caliente y luego partiría otra vez!!!

Así lo hicimos, después de 2 horas, de comer caliente, con un ruido insultante en el polideportivo donde estábamos, y con dolores en todas las partes del cuerpo…emprendimos la marcha hasta el municipio de Ollomont.

Ahora nos esperaba el Col de Brison d’Arp a 2492 mts de altitud a más de 1000 mts desnivel positivo…entre el Col de Brison d’Arp y Ollomont había 3 puestos de control, dos muy pequeños y otro una carpa donde estaba habilitado para descansar un poco.

Ya nos encontrábamos a menos de 65 km, es decir mas o menos como la carrera del Sobrarbe, faltaba cruzar 3 cimas importantes y nos esperaba Courmayeur.

Ángel y yo, empezamos la marcha a ritmo alegre, sin apenas descansar durante la subida, nos enganchamos a dos personas más, Miguel y el Suizo, que no pararon en Closé y habían continuado…se veía que no estaban tan frescos, pero incluso eso, nos siguieron y fueron con nosotros hasta el Bivac que estaba antes de llegar al Col de Brison, allí ellos se quedaron a descansar unos minutos, mientras nosotros decidimos continuar la marcha.

Desde el puesto del Bivac, donde dejamos a Miguel y su compañero hasta el Col de Brison, 300 mts de desnivel positivo…duros y más teniendo en cuenta el frio que hacía.

Una vez atravesado el Col de Brison d’Arp (a 2492 mts), descansamos en el Bivac que había en el Col, tomamos un té caliente y nos protegimos de la nieve que estaba cayendo.

Al cabo de 15 minutos de permanecer allí, decidimos continuar el camino y así descender 1100 mts de desnivel negativo hasta llegar a la sexta Base de Vida, Ollomont.

Una bajada peligrosa y deslizante, la nieve estaba dejando el sendero impracticable…cosa que hacía mucho más peligroso el descenso hacia Ollomont.

A 25 minutos de llegar a Ollomont, llegamos al puesto de control Berrio, una carpa habilitada, que se llegaba después de hacer 600 mts desnivel negativo!!!

Después de cargar con un poco de comida, escuchamos por radio que se suspendía la prueba por segunda vez, y que todas aquellas personas que estaban en un puesto de control que no salieran bajo ningún concepto. No me lo podía creer, solo quedaba 20-30 minutos para llegar a Ollomont y parecía ser que nos teníamos de quedar en esa carpa, quién sabe como y cuanto tiempo habríamos de permanecer allí!!!

Ángel tampoco no salía de su asombro, solo quedaba hacer una bajada de 30 minutos, y nos podíamos cambiar, limpiar, comer caliente, y dormir con tranquilidad!!! Pues nooooo, eso es lo que había, una carpa con tres hamacas y 5 mantas, creo que las dos personas que guardaban Berrio no sabía la que se le venía encima!!!

Decidimos descansar, intentar coger el sueño, aunque era difícil, hacía mucho frio y la carpa solo hacía que moverse de lado a lado…aparte solo hacía que entrar gente que seguramente se habían quedado en los Bivacs de Brison d’Arp.

Pasaron 6 horas, de las 3 mañana a las 9 mañana, momento en que se volvía a dar la salida a la prueba…no os podéis imaginar como nos encontramos la carpa de 6 x 6…había 20 personas, todas estiradas en el suelo, tapadas con las mantas de supervivencia, en cambio nosotros podíamos estar contentos, habíamos dormido con las pocas mantas que había y encima de las hamacas…no quiero ni imaginarme como debían tener los cuerpos, aparte de fríos!!!

Por fin, la salida hasta Ollomont, imaginaros una salida de 55 km hasta meta…ahora empezaba otra carrera, todos habían podido descansar, quién más o quien menos, se habían podido tumbar 6 horas como habíamos hecho Ángel y yo!!!

Desde Berrio a Ollomont, 25 minutos de bajada por un camino lleno de canales hechos por el agua que había caído…a las 9:30 horas llegábamos a Ollomont. Decidí coger algo de geles, queso, xocolate que me había ido muy bien y un plátano.

En la bajada, Ángel se quedó un poco rezagado, yo continué y salí de Ollomont en la posición 48 mas o menos…la realidad que no me lo creía y aparte aún podía dar mas de mí, me encontraba fuerte y después de haber dormido como un lirón decidí tirar un poco en la subida hasta el Refugio de Champillon a 2300 mts de altitud!!!

Allí me di cuenta, que podía tirar un poco más, que me quedaba reservas para dar mas de mí!!! Así lo hice, subí a ritmo fuerte, sin mirar atrás, tenía al alcance a dos personas que estaban delante de mí y otras más que estaban saliendo del Refugio Champillon. Por otra parte, detrás aparecía de la nada, Miguel, y detrás suyo tres personas entre ellos Ángel.

No me lo podía creer, estaba a un 90% de lo que podía dar, y la gente detrás…pasar el Refugio del Champillon, llegábamos al Col de Champillon de 2709 mts de altitud, después de hacer casi 1500 mts de desnivel positivo, pasábamos la penúltima cima de la prueba, a 46 km de llegar a Courmayeur.

Ahora tocaba bajar, un descenso vertiginoso, haciendo un zigzag por una ladera llena de nieve, el sendero estaba en buen estado…por el camino se me engancho Miguel, con él hice la parte de bajada, hasta llegar a un control donde cargue comida y bebida.

Desde allí al municipio de Saint-Rhémy-en-Bosses (km 303), había 10 km, primero subir un monte, y luego llanear hasta llegar al municipio. Esta parte se hizo pesada, ya que eran casi 8 km de llano, no se acababan nunca, aunque pienso que también fueron bien para descargar todas las piernas que ya teníamos bastante dañadas!!!

En el tramo de llano, se quedó Miguel, que con algunas molestias en la cadera ya no pudo aguantar más el ritmo y empezó ha andar, durante esta parte de llaneo me cogieron dos personas, y luego llego Ángel, vaya tío…, gran corredor mejor persona, como dicen en los diccionarios la experiencia es un grado!!!!

Hasta llegar a Saint-Rhémy-en-Bosses, a ritmo constante y sin descansos, km 303 de carrera a 1500 mts de altitud.

Descansamos un poco y nos tomamos un caldo caliente, nos lo merecíamos, y más después de hacer los últimos 10 km a ritmo vivo!!!

Por fin, solo quedaba atravesar el Col de la Malatra a 2940 mts un paseo de sueño, ya que solo había que subir durante 4 horas para bajar durante 3 y escuchar los sonidos de la campana de Courmayeur!!!

Vaya montañita, y vaya subida, se puso a tirar Ángel, cogiéndome unos metros de ventaja, iba a buen ritmo y no quería que los kms hicieran mella en el cansancio…tenía los músculos agarrotados y ya no me notaba los pies…todo lo mismo, las horas, el desnivel, los kms, el sueño y el cansancio!!!

Después de hacer una ladera interminable y hacer una subida de aupa, llegamos al Refugio de Merdeux a 2700 mts aproximadamente. Aquí llegamos con las fuerzas justas pero vivas, comimos un trozo de bizcocho buenísimo que había preparado una de las mujeres del Refugio y un café caliente…que gozada!!! Solo faltaba el último empujón y luego a disfrutar de la bajada!

Cuando vimos de cerca el Paso del Col de la Malatra, nos miramos tanto Ángel como yo, y dijimos lo mismo, si esto lo tenemos de pasar a la noche no pasamos…era un paso peligroso y con mucha pendiente, resbaladizo por el hielo que se había hecho por la nieve caída…a paso muy lento, como si de subir un 8000 mts se tratara, pisando poco a poco, y con ayuda de los bastones llegamos a la cima, un paso que para quién no lo había visto antes, puedes pasar por en medio de dos paredes tocando con las dos manos los lados de la pared!!!

Unas fotos en lo alto y a continuar, hasta el siguiente control, el Refugio de Bonatti a 2033 mts de altitud. Del Col de la Malatra hasta el Refugio fuimos a ritmo cansino, ya que el recorrido estaba peligroso, estaba muy resbaladizo, y con las pocas fuerzas que quedaban decidimos ir tranquilos.

Al cabo de 2 horas y media llegamos al Refugio de Bonatti, que gozada, delante mismo del Montblanc (4800 mts). Entramos dentro del Refugio y vimos que estaba lleno de gente, nos aplaudieron y muchos nos preguntaron si queríamos alguna cosa, hay veces que se sientes una persona importante, ese fue un instante para recordar!!!

Nos atendió la señora del Refugio, desgraciadamente no me acuerdo de su nombre, pero fue muy amable, nos hablaba mientras nos tomamos un té caliente, que falta nos hacia…y después de 15 minutos de estar allí sentados, le dije a Ángel que ya era hora de levantarnos y llegar a nuestro destino Courmayeur!!!

Solo nos quedaba el último control, Refugio de Bertone y después la llegada…Courmayeur! La verdad que se me hizo un final muy largo, circulábamos por laderas, con pequeñas subidas y bajadas pero sin bajar del todo, siempre a 2000 mts de altitud. Al final, al cabo de 1 hora y media, llegamos al Refugio Bertone, suerte de Ángel, porque si llego a ir yo solo quizás me lo salto!!! 

Entramos, nos cogieron el dorsal y salimos, para tomar la última bajada hasta Courmayeur… Ahora si, solo quedaba pensar en todo aquello que había ayudado para lograr ese importante sueño!!!

Una bajada complicada con troncos y madera en el medio del sendero, 700 mts de desnivel negativo, un descenso técnico y largo.

Por fin, llegamos a Courmayeur, creo que nos hicieron pasar por todas las calles de la ciudad…que paliza! Al final había valido la pena, nos encontrábamos al principio de la esperada alfombra roja que indica la llega a la meta…lágrimas de felicidad era lo único que se me paso por la cabeza y pensar en todos aquellos que estuvieron detrás apoyándote y animándote!!!

Creo que seria injusto que me olvidará de nadie, por eso agradecer a todo el Club Virginia Bay Team que han estado desde el inicio al final apoyándome y dando esos ánimos que uno necesita cuando se encuentra fatal…a los compañeros de entrenamiento y a la familia, como no, la parte más importante de la vida, a Mar mi mujer y mi hijo Joel, que han tenido que soportar días buenos y malos, sin tener culpa de nada!!!

Después de saber lo que supone acabar una competición de este estilo, no puedo obviar que para los corredores populares como es mi caso, esto significa más que una carrera, es una aventura que te pone en muchas ocasiones al borde de la crispación y decepción…ya puedes estar bien entrenado que nunca lo estas del todo!

Finalmente, he finalizado en el puesto 41 con un tiempo total de 101 horas, creo que es una posición impresionante, y todo en base a entrenamientos duros y largos, durante un año he estado corriendo para poder afrontar una carrera de esta envergadura, sin duda, la más salvaje que puede haber en estos momentos, ya no por sus kms sino por su desnivel, más de 28000 mts positivos!!!

Agradecer a todos, la ilusión, entrega y seguimiento que se ha hecho de la carrera, ha sido un placer poder leer los comentarios o tertulias de todos vosotros, para mi es un honor y una verdadera alegría!!!

Un abrazo para todos Marc Fernandez Ciurana del Club Virginia Bay Team.

FOTOS DE JUAN TARRAT (posición 161 en 121 h. 22’)

12 comentarios:

Sr. Ornitorrinco dijo...

Felicidades tio... pero estoy agotado solo de leer lo que hiciste. Creo que se me han quitado las pocas ganas que tenia de ir algun dia alli. Tremendo. Enhorabuena.

Monrasin dijo...

Marc, los pelos como escarpias se me han puesto.
Impresionante tu carrera.
ENHORABUENA!!! Pero no solo por el reto deportivo, sino por el reto humano y por la tremanda fuerza de voluntad que se necesita para terminar una prueba como esta!

Monrasin dijo...

Paco...Paco....confiesa, que la tienes en mente!!
Ah..creo que me acercaré por la Ultra del Somontano.

karlos dijo...

Enhorabuena por tu hazaña, e impresionante relato, podemos hacernos una idea de esta bonita y dura experiencia, seguro que no se te olvidará nunca, te pediremos consejos si nos atrevemos a hacerlo algún día...verdad Paco.

samy4 dijo...

Enhorabuena Marc,he vuelto a revivir la carera, fue un placer compartirla contigo!! eres un carck como el compañero que te buscastes, el gran Angel Moreno!!Un abrazo muy fuerte!!
Saludos

californiagym dijo...

Estupenda crónica!!! Yo aún no he hecho la mia y collados y valles se mezclan en mi mente... ¡Vaya lio! Felicidades de GIGANTE a GIGANTE.

Alejandro dijo...

Enhorabuena por esa pedazo de carrera que tengo como objetivo futuro.
Toda una hazaña

Anónimo dijo...

Puede ser k algun valle se haya mezclado, pero lo iba apuntando todo en una pequeña libreta... Jeje
De todas formas creo k lo importante es describir las sensaciones k uno tiene en todo momento, no crees!!!
Un saludo

Monica dijo...

no me imagino lo que debe ser competir en una carrera así. yo solo hago cinta en mi alojamiento en San Nicolas quizás algún momento en el que este en mejor estado pueda anotarme

Livan dijo...

Enhorabuena!! pedazo de carrera y de crónica que te has marcado.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Marc Balañá (finisher edición-2011)

Bueno, bueno, duro como el acero e inteligente como el que mas....La gran cabeza de esta gran persona le ha puesto en su lugar, en esta prueba sacas a relucir los mas escondidos dotes de supervivencia e inteligencia que uno tiene e aí nuestro gran Marc Fernandez, dando-nos una gran lección de ello en esta detallada crónica con atención de la infermera incluida...Sin oblidar i elogiar al gran capacidad de Angel Moreno, un angel es lo que es y Moreno se ha puesto de tantas millas montañeras que lleva su cuerpo...Nada mas, la gloria es vuestra y queda gravada eternamente en vuestras mentes, disfrutar de estas memorias GIGANTES !!!

Juan dijo...

PEDAZO D CRÓNICA!! si dan ganas d saltar de la silla y salir corriendo. emocionante (y extenuante), ojalá tenga la posibilidad y la voluntad algún día para conseguir un logro así. felicitaciones.